Ana Frank. La biografía gráfica

Una de mis primeras lecturas en la primaria fue el Diario de Ana Frank. El libro, rojo, de pasta dura y con letras doradas en el canto, descansó en el librero de mi infancia durante muchos años. De aquel primer encuentro recuerdo que, de alguna forma, sentía que era un libro muy importante y que algún significado oculto debía de ser revelado mientras recorría las páginas; no obstante, leí a Ana Frank como cuando se comienza a hacer la tarea el domingo por la noche. Después de más de veinte años, Ana Frank descansó de nuevo en mi escritorio, en esta ocasión, en forma de novela gráfica con el arte de Sid Jacobson y Ernie Colon, ambos artistas de la tira cómica con un portafolio que, en conjunto, incluye colaboraciones con titanes del cómic como DC, Marvel y Harvey Comics.

Ana Frank. La biografía gráfica pone en contexto histórico el devenir de la familia Frank, desde que los padres de Ana, Edith y Otto, se conocen y los Frank comienzan su familia hasta su muerte en los campos de concentración nazi y el regreso de Otto Frank –el único sobreviviente- a Amsterdam y la publicación del diario de Ana. A lo largo del libro, los hechos de la Segunda Guerra Mundial que marcan el destino de Ana se entrelazan con detalles de su infancia y su despertar como una joven escritora. Gracias al estilo didáctico y el soporte visual de la novela gráfica, el lector conoce a detalle las circunstancias alrededor de la escritura del diario y ofrece en perspectiva la singularidad y lo extraordinario que resulta tener el Diario de Ana Frank en las manos, pues su importancia literaria no sólo yace en el recuento de la vida íntima de esta escritora adolescente; está también el valor histórico que arroja el texto. Con respecto al arte, esta biografía gráfica opta por un trazo realista y, creo, no podría ser de otra forma pues cualquier otro estilo caería en la trivialización de la historia de Ana y su familia.

Después de más de sesenta años de la tragedia del Holocausto, la existencia sigilosa que reinó durante casi dos años en la casa de atrás del número 263 de la calle Prinsengracht y que Ana narra en su diario, se sigue escuchando como el susurro de los desaparecidos y publicaciones como Ana Frank. La biografía gráfica buscan proyectar su eco para aquellos que no conocen su historia, ya sean lectores jóvenes o adultos. De esta forma, la novela gráfica bien se coloca como un complemento didáctico para acercarse a la escritura de Ana Frank.

Hace algunos meses tuve enfrente de mí el Muro de los Lamentos y recordé a Ana Frank. Aquí, querido lector, podría excusar mi instante de iluminación turística o sentimentalismo -o tal vez ambos- pero el punto es que su historia finalmente me tocó después de tantos años. Comprendí el lamento de pérdida del pueblo judío, de la tragedia que significa perder su legado cultural debido a la muerte de tantas personas, una de ellas, Ana Frank.

Ana Frank. La biografía gráfica

Sid Jacobson & Ernie Colón

Reservoir Books, 2015

Tags from the story
, ,
More from Natalia de la Rosa

El sueño del celta

Se dice que un hombre es uno y al mismo tiempo muchos...
Read More

Deja un comentario